Entender y dominar la optimización de la conversión: consejos, trucos y métodos probados

En el panorama digital, no basta con atraer tráfico al sitio web. Se trata de convertir ese tráfico en resultados tangibles: Conversiones.

Veamos en detalle el arte y la ciencia de la optimización de la conversión.

¿Qué es la optimización de la conversión?

La optimización de la conversión, a menudo denominada optimización de la tasa de conversión (CRO), es un proceso sistemático basado en datos. El objetivo es mejorar el rendimiento de un sitio web, una página de destino o una tienda online para que los visitantes tengan más probabilidades de realizar una acción deseada.

Esta acción puede adoptar muchas formas: una compra, suscribirse a un boletín o rellenar un formulario de contacto. Pero, ¿por qué es tan importante? En un mar de ofertas en línea, ya no basta con estar presente. La competencia está a un clic de distancia y los usuarios se han vuelto más exigentes.

Por lo tanto, cada clic, cada visitante debe contar. La optimización de la conversión garantiza que los recursos y los presupuestos se utilicen de forma inteligente y se reflejen en resultados reales.

Definición de conversión e índice de conversión

En el contexto del mundo digital, "conversión" y "tasa de conversión" son dos términos que todo profesional del marketing debe conocer y comprender.

Conversión

Una conversión es la realización con éxito de una acción deseada por parte de un visitante de un sitio web. Un ejemplo sencillo es la compra de un producto en una tienda online, pero rellenar un formulario o ver un vídeo también puede considerarse una conversión.

Tasa de conversión

Se trata de un porcentaje que representa la relación entre las conversiones y el número total de visitantes del sitio web. Por ejemplo, si 5 de cada 100 visitantes compran un producto, el índice de conversión es 5%.

Pasos para optimizar la conversión

La optimización de la conversión es una interacción dinámica de diferentes pasos. Cada uno de estos pasos es importante para mejorar la interacción del usuario con un sitio web o una aplicación y, en última instancia, alcanzar el punto final deseado, ya sea una compra, un registro o una descarga. Desde el análisis minucioso y la implementación hasta la evaluación final y la puesta en marcha: aquí le ofrecemos una visión detallada de todo el proceso de optimización de la conversión.

1. análisis:
Antes de empezar con la optimización propiamente dicha, hay que saber dónde y por qué rebotan los visitantes. Aquí es donde entran en juego las herramientas de análisis web. Recopilando datos -sobre flujos de visitantes, tiempo de permanencia o tasas de rebote, por ejemplo- puedes identificar los puntos débiles y el potencial de tu sitio web.

2. planificación:
Los datos obtenidos se utilizan para la planificación. ¿Qué elementos deben revisarse? ¿Qué hipótesis pueden plantearse? ¿Y cómo puede medirse el éxito? Aquí es donde determinamos qué medidas deben aplicarse y en qué orden.

3. concepción:
La conceptualización concreta comienza sobre la base de la planificación. Aquí se abordan los puntos débiles identificados previamente y se desarrollan soluciones. El objetivo es desarrollar propuestas concretas de diseño y contenido, que se visualizan en el siguiente paso.

4º diseño:
En esta fase se visualizan las ideas conceptuales. Ya sea mediante wireframes, maquetas o prototipos, aquí es donde se definen el aspecto y la funcionalidad futuros de los elementos optimizados. Es fundamental que los cambios de diseño propuestos sean atractivos y funcionales para aumentar la tasa de conversión.

5. realización:
Antes de introducir cambios profundos en un sitio web o una aplicación, conviene realizar pruebas A/B. Esto significa crear dos versiones: la versión actual (A) y una nueva versión con los cambios propuestos (B). Esto significa crear dos versiones: la versión actual (A) y una nueva versión con los cambios propuestos (B). Herramientas como Optimizely o Google Optimise permiten realizar este tipo de pruebas. Los usuarios son asignados aleatoriamente a una de las dos versiones. Esto permite averiguar qué versión funciona mejor antes de realizar los ajustes completos, y la aplicación técnica de los cambios previstos es lo siguiente. Aquí, desarrolladores y diseñadores trabajan codo con codo para garantizar que todo funcione sin problemas y se optimice la experiencia del usuario.

6. evaluación:
Una vez que la prueba A/B ha recopilado una cantidad suficiente de datos, se analiza. Esto implica analizar cuál de las dos variantes tiene una mayor tasa de conversión u otros KPI relevantes. Es importante asegurarse de que los resultados son estadísticamente significativos para no sacar conclusiones falsas debido a la coincidencia.

7º sorteo:
Si una nueva variante resulta ser superior en la prueba A/B, se extiende a todos los usuarios. Se sustituye la versión antigua y se aplican plenamente las optimizaciones. Sin embargo, es esencial seguir controlando el rendimiento y realizar nuevas pruebas y ajustes si es necesario, ya que el comportamiento de los usuarios y los factores externos pueden cambiar con el tiempo.

Métodos y medidas para optimizar la conversión

La tasa de conversión de un sitio web o una tienda en línea depende de diversos factores. Para aumentar eficazmente la tasa de conversión, existen diversos enfoques y métodos que se centran en aspectos específicos de la presencia en línea.

Cada método tiene sus puntos fuertes y debe utilizarse en función del objetivo respectivo y de los puntos débiles detectados. A continuación se presentan algunos de los métodos de optimización de la conversión más importantes:

Optimización del proceso de compra (optimización de la cesta de la compra)

Una de las principales razones por las que los clientes abandonan una compra en línea es un proceso de pago complicado u opaco. Al optimizar la cesta de la compra, céntrate en que el proceso de pago sea lo más sencillo y fluido posible. Esto puede conseguirse simplificando los formularios, indicando claramente los gastos de envío u ofreciendo distintas opciones de pago.

Optimización de la usabilidad

La facilidad de uso de un sitio web influye directamente en la tasa de conversión. Una navegación intuitiva, elementos de llamada a la acción claros y un tiempo de carga rápido son algunos de los factores clave. Un diseño fácil de usar no solo aumenta la satisfacción del visitante, sino también su disposición a realizar la acción deseada.

Optimización de contenidos

El contenido desempeña un papel crucial en la retención y conversión de visitantes. Un contenido relevante y de alta calidad que responda a las necesidades y preguntas de su público objetivo puede aumentar el tiempo de permanencia e impulsar la conversión. No se trata solo de texto, sino también de imágenes, vídeos y otros elementos interactivos.

Optimización móvil

Con el aumento constante de usuarios móviles, es esencial que su sitio web o tienda online esté optimizado para dispositivos móviles. El diseño debe ser responsive, es decir, adaptarse a distintos tamaños de pantalla, y los tiempos de carga deben ser lo más cortos posible.

Optimización de la conversión en SEO

La optimización de los motores de búsqueda (SEO) y la optimización de la conversión van de la mano. Una posición alta en los resultados de búsqueda atrae más visitantes, pero ¿de qué sirve el tráfico si los visitantes no convierten? Se trata de guiar a los visitantes orgánicos hacia contenidos o productos relevantes para ellos.

Optimización de la conversión en EAE

La publicidad en buscadores (SEA) puede ayudarle a atraer tráfico específico a su sitio web. Optimizando los textos de los anuncios, las páginas de destino y las estrategias de puja, no solo conseguirás más clics, sino también una mayor tasa de conversión.

Herramientas y recursos importantes para el CRO

Es esencial disponer de las herramientas adecuadas para optimizar con éxito la tasa de conversión. Las herramientas adecuadas no solo ayudan a recopilar y analizar datos exhaustivos, sino que también permiten realizar pruebas A/B, crear mapas de calor o examinar más de cerca la experiencia del usuario (UX). Entre las herramientas de análisis web probadas se encuentran Google Analytics o Matomo, por ejemplo, que proporcionan información sobre el comportamiento de los visitantes del sitio web.

varify.io es la solución ideal para realizar pruebas A/B. Las herramientas de mapa de calor como Hotjar o Crazy Egg son casi indispensables para obtener una visión detallada del comportamiento de los clics y la profundidad de desplazamiento. Si además desea obtener información directa de los visitantes, las herramientas de encuestas como SurveyMonkey o Typeform ofrecen las funciones correspondientes. El uso específico de estas herramientas puede contribuir de forma decisiva a la aplicación y revisión eficaces de las medidas de optimización.

Errores comunes en la optimización de la conversión

También hay algunos escollos que acechan a la optimización de la conversión. Los errores más comunes son

  • Conclusiones precipitadasPruebas A/B prematuras y sacar conclusiones precipitadas.

  • Demasiados cambios al mismo tiempoSi se cambian demasiados elementos a la vez, es complicado determinar la influencia exacta de cada cambio.

  • Descuido de los usuarios móvilesLos usuarios móviles tienen necesidades específicas y no deben pasarse por alto.

  • Decisiones no basadas en datosEs arriesgado basar las decisiones en meras suposiciones y no en datos concretos.

  • Intentos puntuales de optimizaciónLa optimización de la conversión debe entenderse como un proceso continuo, no como una acción puntual.

Si conoce y evita estos posibles errores, podrá aumentar considerablemente el éxito de sus medidas de optimización de la conversión.

Conclusión

La optimización de la conversión es un esfuerzo continuo que debe orientarse siempre hacia las necesidades y el comportamiento de los usuarios. Con un enfoque metódico, el conjunto adecuado de herramientas y un seguimiento y ajuste continuos, puede asegurarse de que su sitio web o tienda en línea logre los mejores resultados posibles. Siempre debe estar abierto a nuevas ideas y preparado para adaptarse a las condiciones cambiantes.